<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=734964393529762&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Expedición pedagógica de 15 días en el Amazonas

Las salidas pedagógicas en la actualidad, forman parte de la estrategia de crecimiento y formación de colegios en Colombia, donde se contempla poder generar un aprendizaje diferente estando en campo con menores de edad, para desarrollar conocimientos, habilidades, habilidades, trabajo en grupo y dar valor a cada situación que se presente.

A medida que se realizan estas actividades con niños y niñas, se puede observar que se convierten en un beneficio de crecimiento sano para que ellos puedan sacar a flote sus talentos y conocerse a sí mismo.

El Amazonas es un destino donde anualmente llegan cientos de grupos de estudiantes de colegio para poder realizar actividades en selva. Sin embargo, algo que se ha convertido en un ejemplo y punto diferencial a cualquier otra salida de estas, es una experiencia de 15 días en selva con 40 adolescentes entre edades de 13 y 14 años de grado sexto, quienes vivieron una aventura diferente y salieron de la vida citadina para rodearse de naturaleza en compañía de tres docentes.

Esta salida se realizó por 15 días durante el mes de noviembre cuando ocurre la transición de verano a invierno, es decir, cuando el río Amazonas empieza a subir y las playas a inundarse. 

Por tanto, la expedición se desarrolló en cuatro importantes etapas, donde el objetivo fue aprender a valorar y respetar la diferencia, hallar e identificar  nuestro sentido de unión con los seres humanos y desarrollar una capacidad de adaptación, tolerancia y conciencia social, adquiriendo un amplio conocimiento en temas culturales, geográficos, gastronómicos, etc.

Te puede interesar: Tips de viaje al Amazonas.

Colegio Bertrand Rusell (1)

Etapa 1 de adaptación

El inicio de esta salida pedagógica es importante pasar por un proceso de conocimiento y adaptación del clima, acomodación, vivencias y alimentación por cuatro días, donde asisten a una charla para conocimiento del destino, responsabilidad ambiental, social y cultural, además, recomendaciones generales para estar en el destino.

Durante el primer taller de comportamiento fue con el fin de conocerse a sí mismo y explorar las habilidades de cada uno para vivir en selva por unos días, donde en compañía de los docentes y operadores de turismo se realizaron reuniones de trabajo en grupo para pactar unos objetivos por esos días con base a lo que desean lograr, y al final, realizar una retroalimentación.

En cuanto a la estadía, como el grupo se hospedó durante los primeros cuatro días en malocas y hamacas con mosquiteros en una reserva natural ubicada a 40 minutos del centro de Leticia – Amazonas llamada Tanimboca, la finalidad fue ayudarlos a aprender a dormir en estos lugares para vivir una experiencia de contacto con la naturaleza y amor hacia la biodiversidad.

Por otra parte, la alimentación fue vital para el proceso de adaptación, puesto que por encontrarse en un destino que es acompañado por el río Amazonas, la comida varía un poco a lo que las personas pueden llegar a estar acostumbrados. Por tal motivo, el grupo conoció la gastronomía de la región, además de aprender a hacer la famosa Patarashca (pescado envuelto en hoja de plátano) acompañado de arroz, ensalada, fariña y jugos de frutos amazónicos.

Finalmente, los estudiantes conocieron el proceso en que se reproduce el Mojojoy (larva de cucarrón) desde el primer momento que este llega hasta la palma de Aguaje para que el cucarrón deje allí la larva para que crezca el animal y sea retirado para su consumo.

Conoce AQUÍ otros datos curiosos del Amazonas.

Colegio Bertrand Rusell (9)

Etapa 2 de contacto y vivencias con población indígena

El objetivo de esta pedagogía fue poder conocer, compartir y vivir unos días fuera de lo común, donde los menores pudieran realizar un intercambio cultural con indígenas del Amazonas y fortalecer el sentido de unión con los seres humanos.

Aquí el proceso inicia visitando primero las comunidades indígenas que se encuentran sobre el área urbana por la carretera de la vía hacia Tarapacá, pertenecientes a la etnia Huitoto, Boras y Ticunas, donde conocen la cultura, modo de vida y gastronomía. Así mismo, se realizan caminatas en selva de hasta seis horas aproximadamente sin embargo, se hacen paradas cada cierto tiempo para conocer la flora y fauna que habita en cada lugar, además de hidratarse, alimentarse y relajarse un poco. Cabe resaltar que, esto se realizó en compañía del staff y paramédicos que los acompañaba.

Posteriormente, en un viaje por el río Amazonas se visitaron varias comunidades de la etnia Ticuna que viven por toda la ribera del río y la frontera con Perú, con el fin de poder entender y hallar la diferencia del modo de vida, cultura y gastronomía de las comunidades anteriormente visitadas.

La travesía siguió hasta la comunidad de San Martín de Amacayacu, quienes aún conversan su lengua y son 100% respetuosos de su vida ancestral, por tanto, realizaron una típica ceremonia cultural que duró aproximadamente 8 horas y donde los estudiantes fueron partícipes para conocer y aprender de este ritual.

Continuando con la expedición, la próxima parada fueron comunidades del río Loretoyacu (afluente del Amazonas) y que es vecino de Puerto Nariño para vivir durante varios días con estos nativos y aprender de la pesca y cultivos en Chagra para poder preparar sus propios alimentos, eso sí, bajo la supervisión de los adultos que los acompañaban.

Durante cada una de las actividades desarrolladas en estos días, el equipo de docentes y staff procuraron que los estudiantes realizaran grupos de trabajo, incentivándolos siempre sobre la importancia de poder comprender al otro, respetarlo y valorar el esfuerzo de cada uno. 

Finalmente, visitaron la comunidad de Macedonia y la reserva natural Marashá en Perú, donde la pedagogía fue realizar un trabajo entre todos para jornadas de remo en canoa, kayak, pesca artesanal, safari nocturno y conocer las problemáticas del medio ambiente, y cómo los nativos luchan día a día por la conservación del medio ambiente.

Te puede interesar: Consejos para viajar al Amazonas por primera vez.

Colegio Bertrand Rusell (7)

Etapa 3 desarrollo de habilidades

Uno de los objetivos claro de este viaje fue que los estudiantes pudieran tener contacto e intercambio cultural con otros niños de su misma edad de las comunidades indígenas del Amazonas, pues creemos en la importancia de poder intercambiar conocimientos para desarrollar talentos y habilidades internos de cada niño.

Una de las actividades principales durante todo este proyecto de viaje fue el de la realización de artesanías con diferentes productos extraídos de la selva de manera segura y bajo permisos ambientales, como por ejemplo; hojas de árboles, semillas, troncos, cortezas, etc.

Los estudiantes participaron de talleres de manualidades con niños y mujeres de cada comunidad, donde aprendieron a hacer manillas, máscaras, esculturas, detalles para regalar souvenirs, etc. En materiales trabajados como la yanchama, chambira y balso.

Posteriormente, se realizó un intercambio cultural con estudiantes de grado séptimo de un colegio público de Tabatinga – Brasil, frontera con Leticia, donde pudieron conocer la cultura de este vecino país por medio de bailes, eventos musicales e instrumentales, lo cual generó una vivencia única para ellos por tener la oportunidad de conocer el lenguaje y costumbres brasileras.

Colegio Bertrand Rusell (2)

Top 10 de las fotos de Amazonas

Etapa 4 de reflexión

Al final de todo esta gran aventura de aprendizaje de 15 días, en esta etapa se quiso conocer por parte de cada estudiante qué fue lo más especial de esta experiencia y la parte más difícil de afrontar, donde la finalidad fue generar entre todos una reflexión colectiva de esos días en el Amazonas.

El penúltimo día, el grupo realizó un City Tour Leticia – Tabatinga Brasil para realizar compras finales que quisieran llevar a sus familiares y/o amigos como dulcería, chocolatería, souvenirs, chocolatería, recuerdos, calzado, etc.

Con estas salidas, los operadores turísticos hemos evidenciado que las actividades pedagógicas fuera del aula de clase pueden llegar a tener un impacto netamente positivo en cada niño, niña y joven donde transforman y replantean su forma de ver el mundo bajo valores como la responsabilidad y el respeto hacia los demás y hacia la pluriculturalidad.

Conoce AQUÍ otros datos curiosos del Amazonas.

Colegio Bertrand Rusell (10)

 

 

 

¡DESCARGA LA GUÍA COMPLETA AQUÍ!
comments
0